domingo, 22 de mayo de 2016

Cultural Policymaking: Rigged Participation

The Ahora Madrid party came to power without any policies on culture. Their electoral programme featured the grand total of 106 vague words on the subject, if I recall correctly. I interviewed Guillermo Zapata, their Culture representative at the time, on the subject and analysed the programme, with pessimistic conclusions. We also know that the team of Celia Mayer (current AM head of Culture and Sport) seem to work on the basis of repeating a couple of mantras which, in themselves, are meaningless: Popular culture, collaborative culture…. With this background it is unsurprising that Culture has become a battlefield for this municipal government, which has already suffered various resignations in this field such as the aforementioned Zapata and Jesús Carillo.

Now, after a year characterized by a lack of any visible results but (almost certainly) a considerable ongoing expenditure, those responsible have decided to start a debate about municipal Culture policy. It could be said by means of response that it was about time, or that Madrid’s civil society already initiated this very debate over six months ago (a debate met, of course, with total indifference on the part of the local government). Unfortunately, that doesn’t get to the root of things so we need to dig a bit deeper….

And what is the format for this Great Debate? A series of ‘Laboratories’. The first one has already been planned, with invited guests such as Natalia Balseiro (researcher and artistic producer who was leading Galicia’s choreography centre and MOV-S); Tere Badía, (current director of Hangar); and Mikel Toral (municipal technical director of Culture, ex-director of cultural promotion of the Basque government and member of Basque culture committe). Besides these figures, for the resulting workshops Natalia Balseiro, Sofia Coca and Pedro Jiménez of ZEMOS98 (Sevilla) and Ricardo Antón of ColaBora Bora (Bilbao) have been contracted.

Who have they forgotten? Who has been left out of all this? The legitimate representatives of Madrid’s cultural scene. The authorities have, once again, ignored all of us, of no matter what discipline. To participate in this ’laboratory’ one has to go through an admission process. It is not clear what criteria are used as the basis for said admission: Artistic direction? Participation in comittees, associations, groups? The right friends and acquaintances? It doesn’t matter anyway, as they aren’t going to publish this criteria, nor the list of those rejected, so it will all look very legal and above board.

This fills me with dread. Apart from the Platform for the Fund for the Arts (of which Antimuseo is a member along with 40 more associations and 150 individuals), in the visual arts scene in Madrid there are various other groups who, whether we like them or not, are legitimate spokespeople in all this. To start with there is MAV, AVAM, and IAC, who, despite our differences, all have something to say in this debate. I imagine that in the other cultural fields the situation is similar: associations of alternative theatre, for example, are not present. Plus Tabacalera and other self-run social centres ought to play a part in the talks as they have formed a part of the cultural scene here for over 15 years. Also missing form this supposed ‘dialogue’ are the representatives of opposition parties, as if their positions were unimportant. Presence of international experts like a certain George Yúdice, one Fernando Vicario – what for? There is nobody involved who has been recognized for their work, status as representative,  knowledge or other attributes we might consider pertinent. There will be 60 participants chosen for each of the ‘laboratories’ with the aim of deciding the cultural policy of Madrid on the basis of their………………….(fill in the blank right there, as I’m ashamed to).

Let’s get this clear: Debate does not happen between those who are already in agreement. It arises  where there are discrepancies, opposing positions. Success in politics is knowing how to move the dialogue forwards and find common ground that enable us to get along.

Why was there no proposition of a genuine debate involving all the legitimate representatives, who are well known to the city council?   Because the aim of these ‘laboratories’ is not  to open such a discussion to all those involved in cultural activity in Madrid, professionally or otherwise; it is to justify a series of errors and misjudgements that have characterized the council’s cultural policy this past year. Worse still, these events will merely strengthen and amplify the existing cronyism that exists between those in power and organizations and groups like Intermediate, Patio Maravillas, Fundación de los Communes and the rest. For the success of such an operation, it is necessary to invent an abstract interlocutor – (‘the people’, as if the other 99% of us were members of the royal family!)- who they themselves define and select. Made to Measure. What Madrid’s local government is looking out for is not an honest confrontation between different conceptions of culture, but submissive adhesion to their authority and doctrines; in a nutshell, their own interests. 

This is regrettable and serves to highlight the lack of cohesion of the policies of Celia Mayer. I imagine that Azucena Klett and Ana Méndez de Andrés, cultural administrators and, as far as I can tell, the forces behind this initiative, are suitably proud, convinced of having pulled one over on us yet again. Convinced that they have left in the dust all those of us who don’t fit in to their scheme and at the same time, after a wasted year, legitimise all the non-policies they have implemented.

What they don’t seem to be aware of is that they will simply corroborate what we all already know- that the government is the worst enemy of Madrid’s culture - and also compromise the political project of Ahora Madrid mayoress Manuela Carmena, who cannot afford to give the green light to such base and undemocratic practices.

Azucena, Ana: Do yourselves a favour. Do Manuela Carmena’s local government a favour. Do the Madrid creative scene a favour. Do this whole place a favour and cut out all the machinations. You’re not fooling anybody.  These ‘laboratories’ don’t have the merest hint of legitimacy and won’t serve your crude ‘strategies’. Cancel them and start working with society, with the existing civil groups and who have proposals to share with the local government. The solutions we’re hoping for will arise from our conflicts!

What you are doing does not respond to the demands for change that our citizens have made and continue to make: that what is needed is not a change of party in government, but a new approach instead of the blatant favouritism and twisted policymaking we have suffered for so long.

There’s not much else to say. I feel a great emptiness and one of Dante’s quotes comes to mind, that with which I began this critical project in 2015: Lasciate ogni speranza, abandon all hope. Ideally we’d all go down to the laboratory to demand of Celia Mayer that she cancel this farcical initiative and start a true dialogue where we could all contribute to the creation of a cultural framework in this city….but I don’t think that will happen.

Update:

After leaking this text to someone in the local government, I suddenly received an invitation for the platform to attend the events as a ‘special guest’…how low can these people sink?

Thanks Ben Roberts (https://www.facebook.com/eclectiktronik.live) for the translation

lunes, 16 de mayo de 2016

CARTA DE DESPEDIDA DE LA PLATAFORMA

Hola a todos:

Os escribo para deciros que no voy a asistir a la presentación de los “Laboratorios” que tendrá lugar en Medialab el martes 17 de mayo a las 18h. La razón es muy simple: nosotros hemos ofrecido diálogo y cooperación a las dos administraciones públicas locales — Ayuntamiento y Comunidad — para el desarrollo de unas mejores políticas culturales; para dar un nuevo impulso a la cultura y las artes en Madrid, aportando nuestra experiencia y energía. Ninguna de las dos administraciones está interesada en tal diálogo, por lo que no tiene sentido acudir para escuchar una vez más que sociedad e instituciones caminan en direcciones opuestas. Ellos han roto la baraja, no nosotros, y no podemos aceptar un diálogo asimétrico, en el que se nos asigna un rol pasivo.

Creo que la Plataforma ya ha hecho todo lo que se puede hacer con este clima político: hemos redactado un documento, el único, entre todos los que han ido emitiendo los diferentes actores de la cultura de Madrid, que pide un sistema de apoyo a la creación equitativo y transparente para todos los ciudadanos. Esta precisión, que somos los únicos que no pedimos para nosotros, sino para toda la sociedad, me la han hecho ya dos cargos públicos.

Hemos redactado un documento, se lo hemos ofrecido a los responsables de cultura del Ayuntamiento y la Comunidad y ha sido rechazado por la segunda e ignorado por el primero. No hemos podido hacer una presentación pública y un debate sobre esta propuesta, porque las instituciones, en especial el Ayuntamiento, han bloqueado durante meses nuestras solicitudes de un espacio y de colaboración para organizarlo. En su lugar, han convocado estos Laboratorios. Sólo nos queda enviarlo a los grupos de la oposición, cosa que ya he empezado a hacer.

Quiero agradeceros a todos el compromiso y el apoyo en las diferentes etapas de este proceso, puesto que de alguna manera me siento responsable del impulso inicial que dio lugar a la Plataforma. No ha sido tiempo perdido. La semilla que hemos plantado dará fruto. Hemos creado un modelo de acción política horizontal entre creadores, hemos iniciado el primer debate serio que ha habido en Madrid sobre políticas culturales, y hemos hecho la primera propuesta coherente de un Fondo para las Artes de Madrid, que antes o después existirá. Vencer las inercias autoritarias de las instituciones y sortear las pequeñas ambiciones de sus responsables no es trabajo de unos meses.

Pero ahora no tiene sentido intentar movilizaciones contra el poder. Disponen de recursos más que suficientes para aplastar cualquier intento, y creo que además todos tenemos otras cosas que hacer, cosas que a largo plazo quizás sean más importantes, como nuestra propia obra.

Voy a dejar accesibles los documentos que hemos generado (actas, informes y la propuesta del Fondo), pero desactivaré el correo de la Plataforma, este desde el que os escribo, el grupo de discusión y la página de Facebook.

Un abrazo
Tomás

viernes, 13 de mayo de 2016

POLÍTICAS CULTURALES: LA PARTICIPACIÓN TRUCADA

Ahora Madrid llegó al Ayuntamiento sin una propuesta de políticas culturales. En su programa no dedicaban más de 106 palabras a la cultura, creo recordar, y todo en términos muy vagos. En su momento entrevisté a Guillermo Zapata[1] e hice un análisis de dicho programa[2]. Mis conclusiones fueron bastante pesimistas. Por otra parte sabemos que el equipo de Celia Mayer funciona con un par de mantras que repiten sin cesar, aunque por sí mismos no signifiquen nada: cultura popular, procesos colaborativos; cultura popular, procesos colaborativos… Con tales antecedentes, no es raro que la cultura se haya convertido en el peor campo de batalla para este gobierno municipal, que cuenta ya varias bajas en el correspondiente área de gobierno, desde el mencionado Guillermo Zapata a Jesús Carrillo.

Ahora, al fin, tras un año sin resultados visibles, pero a lo largo del cual seguro que se ha seguido gastando dinero, mucho dinero, los responsables del área han decidido abrir un debate sobre las políticas culturales municipales. Podría decir que a buenas horas, que la sociedad civil ya inició este debate hace meses, aunque hayan preferido ignorarnos olímpicamente. Pero por desgracia hay que rascar un poco más.

El formato elegido para tan gran debate son unos “Laboratorios[3]”. El primero de ellos ya está convocado[4], y han invitado para iluminarnos a Natalia Balseiro, investigadora y productora cultural que ha estado al frente del Centro Coreográfico Galego y en la dirección del MOV-S; Tere Badía, actual directora de Hangar; Mikel Toral, técnico municipal de Cultura, exdirector de Promoción Cultural del Gobierno vasco y miembro del Consejo Vasco de la Cultura. Además, para el taller subsiguiente, han contratado como dinamizadores a Natalia Balseiro, Sofía Coca y Pedro Jiménez de ZEMOS98 (Sevilla), y Ricardo Antón de ColaBoraBora (Bilbao).

¿De quién se han olvidado? ¿A quiénes han dejado fuera? ¿A quiénes no han invitado? A los interlocutores legitimados de la cultura madrileña. Han pasado de todos y cada uno de nosotros, en todos y cada uno de los ámbitos de la creación. Para participar en este “Laboratorio” hay que inscribirse y ser admitido. No se explican los criterios de admisión. ¿Trayectoria, participación en asociaciones o plataformas, aleatorio…? ¿Amiguetes? No importa, porque como no van a publicar ni los criterios ni la lista de “desechados”, la cosa parecerá muy legal y muy trasparente.

A mí me llena de asombro, la verdad. En las artes visuales de Madrid existen, además de la Plataforma de la que el Antimuseo forma parte junto con otras 40 asociaciones y 150 particulares, varios colectivos que, nos gusten o no, son los interlocutores legitimados para este debate. Para empezar MAV (www.mav.org.es). También están AVAM (www.avam.net) y el IAC (www.iac.org.es), que no son santo de mi devoción, no es ningún secreto, pero que algo tendrán que decir sobre estos temas. Me imagino que en otros ámbitos pasa lo mismo, que habrá asociaciones de salas alternativas de teatro, por ejemplo. Y Tabacalera (latabacalera.net) y los otros Centros Sociales Autogestionados deberían tomar parte en esta discusión, sin duda, porque hace ya más de quince años que juegan un importante papel en la cultura madrileña. Tampoco se incorporan a este supuesto diálogo los representantes políticos de otras fuerzas, como si lo que tienen que decir los concejales de la Comisión de Cultura no fuera relevante. Expertos internacionales, un George Yúdice, un Fernando Vicario[5] ¿para qué? No, nadie avalado por su trabajo, por su representatividad, por sus conocimientos, o cualquier otro atributo que podamos considerar solvente. Se seleccionarán 60 personas en cada “Laboratorio”, para que diseñen las políticas culturales de Madrid en virtud de su reconocido/a ………………….…… (rellene usted la línea de puntos, por favor, que a mí me da vergüenza).

A ver si nos aclaramos: el debate no se da entre personas que ya están de acuerdo, sino entre los que mantienen posturas enfrentadas. El éxito en política es saber encauzar el diálogo y encontrar los puntos comunes que nos permiten convivir.

¿Por qué razón no se ha planteado un debate serio con todos estos interlocutores legítimos (y sobradamente conocidos en el Ayuntamiento)? Porque el objetivo de estos “Laboratorios” no es abrir una gran discusión en la que podamos participar todos los madrileños que nos dedicamos profesional y precariamente a la cultura, sino justificar el cúmulo de errores que esta concejalía viene acumulando desde hace un año, y fortalecer y ampliar las redes clientelares de Intermediae, Patio Maravillas, la Fundación de los Comunes y demás. Para esta operación, lo que funciona es inventarse un interlocutor abstracto (“el pueblo”, como si el 99% restante fuésemos de la familia real), que ellos mismos definen y seleccionan. Un traje hecho a medida. Lo que buscan no es una confrontación honesta entre distintas visiones de la cultura, sino la adhesión sumisa a su autoridad y doctrinas. A sus intereses particulares.

Esta jugada es lamentable, y pone de manifiesto la falta de rigor y la cortedad de miras políticas del equipo de Celia Mayer. Imagino que Azucena Klett y Ana Méndez de Andrés, asesoras de cultura y, por lo que sé, las madres de la criatura, estarán ufanas, convencidas de que nos la han jugado una vez más. Que con este truco nos van a dejar en la cuneta a todos los que no encajamos en su planes, y que van a legitimar, tras un año perdido para la cultura de Madrid, las despolíticas culturales que han venido perpetrando.

Lo malo es que no sólo corroboran lo que todos sabemos, que las administraciones públicas son las peores enemigas de la cultura madrileña, sino que están comprometiendo el proyecto político de Manuela Carmena, que en ningún caso puede permitirse maniobras tan rastreras y antidemocráticas.

Azucena, Ana: haceos un favor a vosotras mismas. Haced un favor al gobierno municipal de Carmena, a las creadoras y creadores de Madrid. Haced un favor a toda nuestra ciudad y dejaos de artimañas. No engañáis a nadie. Estos “Laboratorios” carecen de la menor legitimidad y en nada van a revalidar vuestras torpes estrategias. Canceladlos y empezad a trabajar con la sociedad, con los interlocutores que ya están constituidos y que tienen propuestas que compartir con el Ayuntamiento. De nuestros conflictos surgirán las soluciones que estamos esperando.

Lo que estáis haciendo no responde al cambio que ha exigido y exige la ciudadanía, que no es sólo un cambio de partido en el gobierno, sino sobre todo de esas formas mezquinas y torticeras de hacer política.

Tengo poco más que decir. Siento un gran vacío y recuerdo la cita de Dante con la que empecé mi proyecto de crítica en enero de 2015: Lasciate ogni speranza, abandona toda esperanza. Si creyese en la madurez política de mis conciudadanos, os propondría que asistamos masivamente el martes 17 de mayo a las 18h, en el auditorio de Medialab, para exigir a la concejal Celia Mayer, que estará presente, la cancelación de este nuevo disparate y el inicio de una diálogo de verdad, donde entre todos podamos construir un marco adecuado para nuestra cultura.

Como guinda, en este link https://goo.gl/0s2h9H podéis bajar un breve informe sobre los sistemas de apoyo a la creación en Europa, para que comprendáis mejor que es lo que estas señoras quieren evitar a toda costa — un sistema equitativo y transparente — y podáis imaginar que es lo que pretenden colarnos en su lugar.

ÚLTIMA HORA: Tras filtrar yo mismo este texto a un alto cargo del Ayuntamiento, por eso de que el que avisa no es traidor, recibo una invitación para que la Plataforma participe en el taller como invitada especial. Cada paso que dan se hunden más en el lodo.

ÚLTIMA HORA: Un amigo de Facebook me propone que nos concentremos en la puerta de Medialab para reventar el acto. Me hace mucha ilusión, pero sé que nadie en Madrid da la cara cuando hay conflicto y yo estoy viejo para meterme solo en estos fregados.




Apoya el Fondo para las Artes de Madrid: https://goo.gl/o08jZq


[1] http://antimuseo.blogspot.com.es/2015/04/entrevista-ahora-madrid.html
[2] http://antimuseo.blogspot.com.es/2015/05/las-artes-visuales-en-los-programas-del.html
[3] http://medialab-prado.es/article/los-laboratorios
[4] medialab-prado.es/article/laboratorio-1-apertura-institucional-y-herramientas-de-participacion
[5] Hace poco ha publicado en su blog:
"Se necesita una política más cultural y una cultura más política. No ideologizada, politizada, que no es para nada lo mismo, ni siquiera se parece.
La gestión de la cultura es un proceso político al que nuestras sociedades deben darle el valor que le corresponde, siempre que nuestros profesionales sepan desempeñar su papel con la presencia y la responsabilidad que tal encargo social tiene."
http://fvicario.com/poder-politica-y-cultura/