Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Pagar el arte - 1

El poder del capitalista para trasladar una fábrica fuera de una región debido a la actividad sindical, es exactamente el mismo que el poder del capitalista para retirar el apoyo a un museo donde él o ella desaprueban el arte que se expone… Los espacios alternativos que dependen de élites para su financiamiento no son en realidad alternativos a nada, y ni siquiera reformistas [1].
-Carl André, 1980

Hay un lugar común en las declaraciones de los políticos españoles: que el arte - la cultura en general - no puede mantenerse con subvenciones. Lo dicen todos. Ibán García del Blanco (El Confidencial, 04/11/2014 [2]), delegado nacional de cultura del PSOE; Jorge Lago y Germán Cano (El Confidencial, 11/11/2014 [3]), de la comisión de cultura de Podemos, y por supuesto las más preclaras mentes de la derecha. Se ha transmitido a la “ciudadanía” la imagen de que la creación artística consume una ingente cantidad de recursos públicos, a costa, supondremos, de la sanidad, la educación la ayuda a l…

Qué espacios de arte No necesita Madrid - parte 2

Respecto a la Comunidad Autónoma de Madrid, como Esperanza Aguirre ha deshecho más de lo que ha hecho, creo que las cosas en realidad resultarían más fáciles. La falta de articulación de los espacios de arte de la CAM es completa y el catálogo corto [1]: Alcalá 31, CA2M, la sala del Canal Isabel II y la Sala de Arte Joven en la avenida de América. Hay que señalar que las competencias en cultura corresponden a las comunidades autónomas. Es decir, la responsable del fomento del arte y el apoyo a la creación en Madrid es la CAM, ni el ex-Ministerio de Cultura ni el Ayuntamiento. Resulta por tanto sorprendente que la CAM tenga infraestructuras culturales menores y peores que el Ayuntamiento, y no digamos el hecho de que no haya una consejería de cultura.

Hay poco que decir acerca de Alcalá 31, famosa por su errática programación desde los tiempos de Santiago Fisas, del Canal o de Arte Joven, que quizás es la que ha tenido una función más clara dentro del panorama artístico de Madrid.

El C…

Qué espacios de arte NO necesita Madrid - parte 1

Una de las cuestiones que van a ser verdaderamente interesantes cuando los partidos políticos empiecen a aterrizar sus programas en propuestas concretas, es qué van a hacer con las instituciones creadas por el Partido Popular. ¿Cómo regenerar, en el caso de que eso sea posible, Matadero, CentroCentro, CA2M o el Conde Duque? Y por otra parte, qué hacer con la red de centros culturales del ayuntamiento, que sin duda cumplen una función para la ciudadanía, pero no la que su nombre anuncia: cultura. Tras la reforma de las instituciones públicas hay además otras muchas preguntas que responder: situación de los trabajadores y colaboradores (¿autónomos, funcionarios, precarios a secas?), órganos de control y gobierno, normas de contratación, una guía ética para el trato con los artistas…

Por poner un ejemplo, las buenas intenciones expresadas por los representantes nacionales de Podemos en una reciente rueda de prensa [1] pueden estrellarse contra la realidad de unas instituciones descomunal…

Qué espacios de arte necesita Madrid?

Madrid no necesita un centro de arte estrella. Ya tenemos bastante con el Reina (que quizás funciona pero es un monstruo), con Matadero o CentroCentro, (que sin duda son monstruos y no funcionan) o con el CA2M, que ni siquiera se sabe bien lo que es. Ya hay suficientes espacios de ocio cultural, que como antaño las iglesias proporcionan a su público el opio amable de una experiencia estética carente de aguijones críticos. Que sustituyen el riesgo de la experimentación por un saber académico verdaderamente estéril. Que no nos confrontan con nosotros mismos, con los mitos que nos sujetan al poder y que muchas veces celebramos sin querer. No necesitamos otro espectáculo, fuegos artificiales, inauguraciones suntuosas donde el arte sólo es el marco ideal para que los políticos se hagan la foto.

Los gobiernos de Madrid, el de la Comunidad Autónoma y los de todas las ciudades y pueblos que la integran, empezando por la capital, deben apoyar la apertura y el desarrollo de espacios gestionados…